Haz que tu mascota sea parte de tu proyecto de vida familiar



By
agaracoach
29 mayo 20
1 comment

Mi gato Don Bruce, cumplió recientemente 9 años. Y últimamente se me ha dado por pensar en todo lo que ha significado su presencia en nuestras vidas como familia. Y a partir de estas reflexiones he llegado a la conclusión que tener una mascota puede ser una estrategia muy valiosa para trabajar varios aspectos del proyecto de vida familiar.

Cuando una familia decide abordar su proyecto de vida familiar, uno de los primeros aspectos que trabajamos es definir los valores que los identifican como familia. Estos valores son los que a lo largo de su existencia, van a permanecer latentes en cada una de sus decisiones y  acciones. Y ha sido maravilloso y conmovedor descubrir como este peludo, que ronronea a mi lado mientras escribo estas líneas, nos ha dejado mucho más que pelos en la ropa. Hice una lista de 8 aspectos que para mi han sido claves en nuestra experiencia con Don Bruce como parte de nuestra familia. Hoy quiero compartirla con todos ustedes, pero sobre todo con aquellos que aún tienen dudas sobre tener una mascota. Quizás esta lectura les deje el panorama más claro.

1. Compañía

Perdí la cuenta de cuantas veces Don Bruce ha sido la única presencia a mi lado. Muchas veces trabajo desde casa, y él, siempre busca estar donde yo estoy. Tenemos diálogos muy interesantes, que me hacen sentir que puedo compartir lo que estoy pensando y sintiendo, libremente, que no estoy sola. Mi embarazo fue muy complicado, estuve incapacitada desde que la prueba fue positiva. Y claramente, el lugar favorito de este enfermero, era sobre mi panza. Cuando nacieron mis hijas, tuvieron oxígeno durante un tiempo, y él era el guardián que nunca abandonaba su puesto. Las familias necesitan sentirse acompañadas, y muchas veces una mascota puede ser el compañero ideal.

2. Amor Incondicional

Los humanos tenemos una volatilidad emocional altísima. Nos enganchamos fuertemente a lo que sentimos y luchamos con ahínco por querer tener la razón, aunque esto implique muchas veces distanciarnos de nuestros seres queridos.

Ellos no. Nuestras mascotas nos aman, por encima de nuestros cambios de humor, por encima incluso de que los dejemos de lado. Cuando nacieron mis hijas, Don Bruce estaba acostumbrado a nuestra presencia y a ser el centro de atención. Y llegaron estas niñas, a quitarle su lugar, sus privilegios. Pero en lugar de reclamar, se adapta, decide dar amor y diversión para ellas. Las recibe con increíbles gestos de ternura, sin poner condiciones, sin exigencias, sin reivindicaciones.

3. Responsabilidad

Ya sea limpiar la arena, cepillar su pelaje, sacarlos a pasear, dar su comida en la hora adecuada, administrar sus medicamentos cuando se enferman o de manera preventiva, cualquiera de estas actividades implícitas en la tenencia de una mascota implican el trabajo en la responsabilidad.

Hay actividades que podemos asignar a nuestros hijos relacionadas con la mascota que desde muy pequeños nos van a servir para que asuman responsabilidades. Además, al tener un vínculo afectivo con su “amigo”, es más sencillo adoptar la conducta. Puede ser el primer paso para que entiendan que les corresponde participar de las responsabilidades del hogar.

4. Compasión

Cuando tienes una mascota y conoces la capacidad de sentir su amor, es imposible que no te conmuevas frente al dolor de otro animal. Es como si ese amor fuese extensivo, y te permitiera mirar con compasión a otros animales que no pueden tener una familia como la tuya, que los acoja.

Un día, llegó a nuestras vidas un gatito en la terraza de un restaurante, golpeado y muy flaco. No tendría 3 meses. Supimos de inmediato que no  lo podríamos dejar a su suerte. Lo llevamos a casa, al veterinario, hicimos todo lo debido para entregarlo a una nueva familia en las mejores condiciones. No podía imaginar que Don Bruce pudiera haber pasado por lo mismo. Su amor en nuestra familia encendió la compasión en nosotros para darle un nuevo hogar a Otto Gato. Y aunque tuvimos toda la intención de que se quedara con nosotros también, no fue posible porque se peleaban entre ellos. Ahora Otto Gato vive con mi hermano, y es su mejor compañía.

5. Prosperidad y abundancia

Cuando vino Don Bruce, hicimos cuentas de cuánto nos íbamos a gastar en comida, arena, veterinario, y tantos otros gastos que trae consigo la tenencia responsable de una mascota. Se incluyó dentro de nuestro presupuesto y entendimos que era otro de esos gastos que si o si, debe estar cubierto. Una mascota, con la responsabilidad económica que implica, te ayuda a tener un manejo adecuado de tus finanzas, porque sabes que tienes que poder generar dinero para cubrir esos gastos, que no son negociables.

Yo lo veo como una apertura a la mentalidad de prosperidad y abundancia. Porque somos abundantes y prósperos, nos podemos permitir tener una mascota. Dicen que es más rico aquel que da teniendo poco, y si decidimos dar incondicionalmente, a nuestras mascotas, estamos vibrando en la energía de la abundancia, independientemente de cuanto tengamos.

6. Alegría y Diversión

Puedo jugar horas con mi gato. ¡Lo que pasa es que él no quiere durar tanto tiempo jugando conmigo! Para los que tenemos mascotas, este punto es evidente. Las mascotas nos proporcionan espacios muy especiales de diversión. Y ni hablar de los momentos de alegría. Yo soy feliz cuando lo veo acostarse junto a mis hijas, cuidándolas. O cuando quiere recordarme su amor y me quiere “bañar” a lametazos. Creo que muchos de los que tienen perros, describen como un momento de mucha alegría cuando llegan a casa y el perro los recibe moviendo la cola y saltando a saludar.

7. Contacto

Cuando Don Bruce quiere que lo consientan, tiene una forma particular de pedirlo. Se acerca ronroneando y con su cabeza empieza a meterse entre mis manos como pidiendo que suelte todo lo que tenga y simplemente lo acaricie. El nos ha hecho ver que está bien pedir un abrazo o una caricia o un beso. Que cuando lo necesitamos, debemos pedirlo sin rodeos, ir directo al grano, sin penas, sin pensar en ser molestos.

Porque el contacto físico es importante al momento de generar oxitocina en nuestro sistema nervioso, y la oxitocina nos permite tener vínculos fuertes y duraderos. Por eso el contacto físico no es para cualquiera, porque te une. Los invito a ser como Don Bruce, y pedir ese contacto cada vez que quieran afianzar sus vínculos. Neurológicamente esto es más fuerte que cualquier palabra.

8. Curiosidad

Cuando llegó don Bruce a nuestra casa, no tenía idea de nada acerca de los gatos. En el lugar donde lo adoptamos, estaban promoviendo una exposición felina, y nos sugirieron llevarlo porque creían que tenía mucho “potencial”. ¡Lo llevamos y quedó de primero en su categoría en el show! No sabíamos de categorías ni que tenían en cuenta los jueces al momento de pasar al ring. Tampoco sabíamos nada de razas ni asociaciones de criadores, ni puntajes y premios. Pero fue tan emocionante ese primer encuentro que investigamos, conocimos, buscamos a los expertos y fuimos a nuestro segundo show más preparados. En el 2015  RW (Regional Winner) Don Bruce obtuvo el título TICA de mejor gato HHP (House Hold Pet) de Colombia y Sur América.

Comments

  1. Que maravilla! Lo tengo que compartir… es tan importante educar! Crear consciencia!

    GRACIAS ! Don Bruce es una belleza y tiene un hermoso hogar – lo que deseamos para todos los gatos del mundo!

    Responder

Post a Comment