Pepe Le Pew para las niñas de hoy



By
agaracoach
10 marzo 21
5 comments

En estos días he visto todo tipo de comentarios a favor y en contra de la cancelación de Pepe Le Pew por lo que representa para las niñas de hoy.

La gata siempre decía que NO.

Yo crecí viendo ese tipo de caricaturas y acepto que en ese momento me causaron risa. Era una niña y las veía sin filtro. Además, era una niña en una posición privilegiada, con acceso a una educación que me permitiría desarrollar posteriormente un espíritu crítico frente a esos contenidos. No todos los que la vieron estaban en la misma posición. Pepe Le Pew, ya no puede ser visto igual por las niñas de hoy.

Lo que para mí si es cierto, es que todo lo que vemos, nuestro inconsciente no lo toma como lo analizamos y mucho menos con sentido del humor, sino de manera literal. Esta caricatura pudo ser una metáfora que en el inconsciente de muchos (niños y adultos) instaló varias ideas que ahora rechazo.

Hoy quisiera mostrarles a Pepe Le Pew a mis hijas, pero para enseñarles desde ya qué hay detrás de lo que antes me hacía reír

1. Sin excusas, sin excepciones.

Lo primero es que NO es NO, no importa la circunstancia. Por ningún motivo, si ellas no quieren algo, ningún Pepe las puede obligar. Porque la gatica decía de mil formas insistentemente que no y el seguía. Y hoy me niego a verlo con risa. Hoy lo veo con los ojos de la angustia que he sentido cuando me encuentro un Pepe de estos en la calle.

Y no me vengan con el argumento que era por el olor, o porque él era zorrillo y ella gata, por lo que sea NO es NO. De estos estereotipos se pegan los que defienden sus violencias con cosas como ” es que ella es mi mujer” o ” es que nadie más la ama como yo”. NO es NO bajo todas las circunstancias.

No es no, sin excusas ni excepciones.

2. Ese “amor romántico vs un buen amor.

Lo otro es pensar que el “amor romántico” de flores y chocolates es suficiente para obtener un si. “Es que miren lo lindo que era, estaba enamorado, tenía mil detalles con ella”. Eso no le da derecho a nada. Y eso no obliga a la gatica a responder favorablemente a lo que él quiere. No importa si hay “buenas intenciones” si él es “lindo y tierno”. Para mí la premisa innegociable de un buen amor es que sea mutuo.

Además, en la caricatura él es un perfecto desconocido para ella. Le enseñaré a mis hijas que el amor es algo que se construye y que va más allá de la atracción física del primer encuentro. Que ningún desconocido (o conocido) tiene derecho a decirles o hacerles nada, solo porque ellas les parecieron bonitas o deseables. Y que además tienen derecho a que no les guste alguien, por más galante que sea.

Quien defienda esto es porque nunca se ha sentido desvestido con una mirada o un “piropo” en la calle. Porque jamás ha tenido miedo y buscado cosas como cambiarse de acera, o sentir que debe sacar las llaves por si necesita defenderse, solo por la forma como alguien lo mira, por un gesto o porque le dice unas palabras “inofensivas”. El amor y la “conquista” jamás de los jamases puede construirse desde el miedo.

A los que dicen que la gata huía por ser de otra especie y por tener mal olor les pregunto ¿acaso no es suficiente razón? ¿Y si fuera zorrilla y su olor le pareciera delicioso, estaría obligada a ceder? No me vengan con el cuento de que es solo una caricatura. Al hablar y tener comportamientos humanizados, estamos haciendo un paralelo con nuestra realidad. Y así de fuertes son las metáforas, se graban como la realidad.

Lo otro que he pensado, es que así como Pepe ha y miles de formas de comunicación que expresan lo mismo o cosas peores. ¿Será entonces que tenemos que prohibirlo todo? La lista sería interminable y ciertamente imposible frente a los intereses  de muchos de los que se benefician de esto. ¿Cierto Sr Maluma y sus secuaces? ¿Cuándo sobre ellos, una acción como la de Pepe? Por eso, quizás el camino para muchos como yo sea centrarnos en lo que podemos hacer en nuestra familia y en  las que podemos impactar.

Tengo 44 años, no soy de la generación “de cristal”, y no sé si censurar al personaje sea realmente una solución. Pero si eso le devuelve la paz a tan solo 1 mujer que se sienta violentada o re victimizada por eso, tiene mi apoyo sororo.

3. Por mis hijas y todas las mujeres del mundo.

Para mí la verdadera “revolución feminista” está en la educación (no en el vandalismo como lo de hace un par de días).

Quiero que mis hijas crezcan sabiendo que pueden ser libres, que es su derecho, y que en donde no se garantice, hay que hacer algo para que se entienda que nuestros derechos como mujeres no son negociables y mucho menos superfluos.

Que entiendan que no es solo por ellas, que gracias a Dios, tienen una posición privilegiada, con una familia amorosa que quiere cuidarlas y enseñarles a cuidarse, sino por cada una de las niñas y mujeres que son vulneradas, que sufren por historias que empezaron con un Pepe que después no se pudo controlar y terminaron en esos casos que nos duelen a diario.

Que reconozcan que los derechos de los que ahora gozan vienen de la lucha de mujeres valientes, y que como nos falta tanto por recorrer, también podemos ser esas valientes que tomen acción (con amor y respeto) por las mujeres del mundo.

Y que entiendan también, que los hombres no son seres para odiar, que el hecho de ser hombres no los hace malos per se. Que el machismo no esta configurado en el cromosoma Y, y que por lo mismo pueden, si así lo quieren, encontrar un hombre que las ame y las respete, a quien puedan amar y respetar, y con quien compartir lo que ellas quieran.

Por eso, si algo he de hacer con esto de Pepe, es generar conciencia en niños y niñas, en los padres que somos los capitanes de nuestras familias, sobre este tipo de comportamientos que no quiero normalizar ni ver con humor. Ya no. Ya no tengo 5 años.

Si quieres más contenido sobre temas de familia suscríbete a mis noticias AQUÍ

Y si quieres ver el resto de títulos de este blog, visita este enlace

Comments

  1. Estoy tan de acuerdo. Crecí también viéndolo y la verdad solo recuerdo la angustia en la cara de la gatica, por ello creo que no era de mis preferidos. Es muy real la importancia de resaltar en nuestras niñas y en nosotras mismas …si una situación o una persona no es resonante con nosotras , pues No debe ser No y sobre todo no sentirnos culpables por no ceder . Excelente contenido.
    Muchas Gracias.

    Responder
    • Karol Biviana, como mamá y como coach de familias necesitaba decir lo que pienso. Mi forma de contribuir será llegar a cuantas familias pueda para poder entender esto desde la óptica del bienestar de nuestras niñas y la instalación de nuevas masculinidades en nuestros niños.

      Responder
  2. Estoy de acuerdo con tus planteamientos, pero no estoy de acuerdo con el hecho de censurar o sacar esta, y otras caricaturas o programas hechos en el pasado, por estas situaciones.
    Creo que tenemos que aprender y enseñar a nuestros hijos, y nosotros mismos, de estas situaciones, pero no ocultarlas. Me sorprende que existan personas que demanden se retire del aire o de la circulación este tipo de programas, en lugar de pedir que los mismos deben tener la compañía de adultos a los niños, que les expliquen lo malo de esas situaciones.
    El machismo, la xenofobia, la homofobia, el racismo, las conductas misóginas, el odio al diferente, las luchas de clases y religión existen, y desgraciadamente existirán en el futuro, pero debemos luchar desde lo más profundo por erradicar ese tipo de comportamientos, no ocultarlos. Quitar el programa es poner la basura debajo de la alfombra, buscar acompañamiento es intentar “limpiar” y cambiar la forma de visualizar ese comportamiento… a veces la risa puede ser una mejor forma de aprender porqué está mal. La pregunta al niño que ve la caricatura es: “¿te divirtió?” para luego seguir con “¿y si fueras tu la gata, te divertirías?”.
    Solo les pido, no cerremos los ojos o los ojos de nuestros hijos, al revés, busquemos abrir sus ojos y sus mentes a entender que el mundo está más allá, tiene muchos errores y malos comportamientos pero el sufrimiento del otro también debe preocuparme.
    Un abrazo grande, no de Pepe Le Pew, sino de Abuelito de Heydi… fraterno, con amor y con la esperanza de crear un mejor futuro para nuestros hijos.

    Responder
    • Daniel, me encanta leer tu respuesta. Yo tampoco estoy segura de si cancelar el programa sea la solución. Además eso nos llevaría a buscar censurar o prohibir muchas cosas mas, y hasta peores, y lo veo no solamente inviable, sino contraproducente. Por eso quiero que mis hijas vean la caricatura , para poder enseñarles a través de ella. La verdadera construcción de un futuro mejor está como dices tu , ayudándoles a abrir los ojos, y eso requiere compromiso y presencia, escucha activa. Y esos son quizás compromisos que algunos no quieren asumir.

      Responder
  3. De acuerdo 100%! NO es NO, “no sé” es NO, silencio es NO. Solo el SI es SI. Clave para la educación de todo ser humano independientemente de su género.

    Responder

Post a Comment